- BUENOS AIRES - ARGENTINA - © EL ELECTRON

 

 

Impotencia

Mis ojos, sin tus ojos, no son ojos…”

Miguel Hernández

 

 

Mis ojos, sin tus ojos, no son ojos.

Mi mirada se pierde en el espacio.

Y se pierde mi pensamiento en el ocaso.

Y tiemblo de dolor. Tus labios rojos.

 

Si te miro y no me miras.

Si te beso y no me besas.

Si te llamo y no me llamas.

Si te amo y no me amas.

Si te sueño y no me sueñas...

 

Sólo percibo el aroma lejano  de la ausencia.

 

Mis ojos perdidos entre brumas.

Mis oídos sordos y sonámbulos.

Mis manos.

Mis manos ateridas de tristeza.

 

Si te miro y  no me miras.

Mi mirada se pierde en el espacio.

Mis ojos sin tus ojos, no son ojos.

 

Aunque tú no estás Mª Esther García López, agosto de 2010