- BUENOS AIRES - ARGENTINA - © EL ELECTRON

 

 

Esas manos

Esas manos que me llevan 
por las calles de la vida 
esa cara que me obliga 
a mirarla de rodillas 
sólo hay una, sólo hay una 
o tú, o ninguna

Esa voz que me aconseja 
no creer en las sonrisas 
ese pelo que me cubre 
como lluvia de caricias 
sólo hay una, sólo hay una 
o tú, o ninguna
O tú, o ninguna 
no tengo salida 
pues detrás de ti mi amor 
tan sólo hay bruma 
si no existieras 
yo te inventaría 
como el sol al día 
o tú, o ninguna
Esa que de puro honesta 
en el fondo te molesta 
esa que te admira tanto 
que te obliga a ser un santo 
sólo hay una, sólo hay una 
o tú, o ninguna
Confidente de mis sueños 
de mis pasos cada día 
su mirada mi camino 
y su vida ya mi vida... 
o tú, o ninguna 
no tengo salida 
pues detrás de ti mi amor 
tan solo hay bruma
Si no existieras 
yo te inventaría 
pues sin duda alguna 
o tú 
o tú, o ninguna 
o tú, o ninguna