- BUENOS AIRES - ARGENTINA - © EL ELECTRON

 

 

El Mago



soy el mago.
ofrezco felicidad momentánea a cambio de un refugio
entre tus piernas.
creo mundos fantásticos,
estatus de vida falsos,
soy capaz de llenarte de lujos
a cambio de que los saques a tu nombre.
trabajo poco, hablo mucho: ese es el secreto de mi éxito.
en un mundo de reglas, yo hago lo que quiero.
si te gusta lo que ofrezco
lentamente disfrutarás mis fantasías.
la idea es que no despiertes del embrujo, porque al hacerlo,
verás que no solo lo hago contigo,
lo hago con varias a la vez.
¿para qué ser mezquino en este truco?
y tú caes porque te sientes sola.
las favoritas en mi fila son las más dulces inteligentes pero tradicionales.
al ofrecer lo prohibido son felices en un instante que parece eterno.
me miro al espejo (mágico) soy un príncipe y tú mi reina.
si miras el reflejo a luz de luna ves mi miseria y tu sumisión hacia mí.
y jamás seríamos felices.
si despiertas, encontrarás el abismo del Seol.
te recomiendo que finjas
y vivirás en paz.
al aceptar mis fantasías
hago de este mundo uno mejor.
un castillo en el aire no es nocivo
para quienes no tenemos oportunidades.
me dicen hago daño,
pero yo digo: mentir es un beneficio
una suave caricia para egos femeninos en mal estado.
yo, el poderoso mago logro poder desde las miserias humanas.
¿podrán decir qué desgraciado soy?
soy un salvador y todos los días salvo:
prometo matrimonios
y extraigo patrimonios.
cada uno sobrevive como puede.
*de Daniela Wallffiguer