- BUENOS AIRES - ARGENTINA - © EL ELECTRON

Chistes de negros

 

Había una pareja de negros al lado de un río. En eso apareció un genio que los tentó:
- Si cruzan el río de una costa a la otra, los convertiré en blancos.
Va el hombre, cruza a nado el río y de inmediato se convierte en blanco. Luego va la mujer y lo intenta, pero en la mitad del trayecto empieza a los gritos.
- ¡Socorro, me agarró un cocodrilo!
Y el marido desde la otra punta:
- Jorobate, negra fea.
 
***
 
En los Estados Unidos son muy frecuentes los problemas raciales entre blancos y negros, sobre todo en los transportes públicos. Un día un chofer de ómnibus, al ver una gresca entre blancos y negros arriba del vehículo, intenta calmar los ánimos.
- ¡Basta de pelearse! Qué es eso de negros y blancos, somos todos iguales, somos lo mismo, hijos de Dios. No tienen razón las disputas, somos todos hermanos. Olvídense del negro y del blanco, de ahora en adelante somos todos verdes. Asi que tranquilos y suban otra vez al ómnibus, por favor, los verdes claro a la derecha y los verdes oscuro a la izquierda.
 
***
 
Un avión norteamericano volaba lleno de pasajeros: doscientos noventa blancos y un negro. En eso, el comandante se enteró que la nave podía venirse a pique porque estaba sobrecargada. Empezaron a tirar de todo para alivianar el peso: valijas, artefactos, ropa, etc. Pero el peso excesivo continuaba. De modo que el comandante se dirigió a la tripulación:
- Debido al sobrepeso de la nave, debemos arrojar al vacío a una persona.
Al primero que miró el comandante fue al negro.
- Momentito, a mí no. Aquí no estamos en los Estados Unidos para que me discriminen, estamos en el aire. Usted tine que ser democrático.
- ¿Democrático? Bueno, como no. Le haré una pregunta a cada pasajero, el que responda bien se queda y el primero que no sepa lo arrojamos al espacio.
El comandante empezó a preguntar entre los blancos cosas muy fáciles, como 2x2, la capital de la Argentina, el río más grande del mundo, etc. Hasta que llegó el turno del negro, que ya se la veía venir.
- ¿Los habitantes de China?
El negro respiró aliviado.
- Mil doscientos millones.
- ¡La cantidad no! ¡Los nombres, señor, los nombres!
 
***
 
Un negro en Sudáfrica escapó de la cárcel. Corría encadenado por el desierto, cuando en eso vio una lámpara. La frotó y apareció un genio:
- Pide tres deseos, que te los voy a conceder.
- Quiero agua, una cadena más liviana y ser blanco.
Entonces el genio utilizó las palabras mágicas y lo convirtió en inodoro.
 
***
 
El negrito Piu se tiró encima dun tarro de pintura blanca, se miró en el espejo y corrió emocionado hacia donde estaba su padre.
- Mira papá, soy blanco, soy blanco!!
- Dejate de embromar y sacate esa pintura, vos no sos blanco, sos negro.
Un poco desilusionado, Piu fue a ver a su madre.
- Mamá mirame, soy blanco!
- Piu, andá a lavarte enseguida, vos no sos blanco.
El chico se fue a un rincón y dijo en voz alta.
- Hace cinco minutos que soy blanco y ya odio con toda mi fuerza a estos negros de porquería.
 
***
 
El Papa sobrevolaba Sudáfrica y vio a dos blancos en lancha remolcando a un negro que hacía esquí. Se emocionó, se acercó y por megáfono les dijo a los blancos:
- Los felicito, son un ejemplo de humanismo, solidaridad, de igualdad de raza. Dios los bendecirá.
Al irse Su Santidad, los blancos comentaron.
- El Papa sabrá mucho de religión, pero de carnada para tiburones no tiene la más pálida idea.
 
***
 
Va un negro a París:
- Buen día, quiero matricularme en la universidad para ingeniería.
- ¿En qué rama?
- En rama no, en pupitre como todo el mundo.
 
***
 
- ¿Sabés como qué envuelven los chocolates en papel plateado?
- Ni idea.
- Para que los negros no se muerdan los dedos.

 


 

 

VOLVER A HUMOR