- BUENOS AIRES - ARGENTINA - © EL ELECTRON

Chistes de Judíos 3
 

Un amigo le dice a un judío:
- Necesito que me des sangre, me van a operar.
- No, yo estoy delicado.
- Pero mirá que yo te voy a pagar.
- Ah, bueno, sí es así si.
Da sangre, lo operan al amigo y este le paga diez mil pesos. A los dos mese se repite la escena con una nueva operación. El judío acepta, pero esta vez recibe cinco mil pesos. Al mes llega la tercera operación. Nuevamente, el pedido de sangre y el judío acepta, previo pago de dos mil pesos por parte del amigo. El judío se va preocupado a la cas a ver a Rebeca.
- Mi amigo necesito sangre y yo le dí, la primera vez me dio diez mil pesos, la segunda vez cinco mil y la tercera dos mil. ¡ ¿ A qué se deberá ? !.
- ¡ Y que querés, sí cada vez tiene más sangre tuya !.



El judío fue al banco y se reunió con el gerente.
- Necesito un préstamo de un peso por seis meses.
- Pero eso es muy poco, nosotros no prestamos así.
- Bueno, pero yo voy a hacer todo en regla y necesito un peso.
- Pero no se puede.
- Mire que yo firmo los papeles, pago los intereses. Presento documentos y, es más hasta pongo mi BMW de garantía para que lo guarden en la cochera del banco.
- Está bien, hagamos así.
Hacen los papeles, firman, le dan el peso y llevan el auto a la cochera.
El judío sale del banco y llama a Sara.
- Sara, nos vamos los seis meses a Israel.
- ¿ Y el problema que teníamos de dónde guardar el coche ?.
- Ya lo arreglé, por un peso tenemos la cochera del banco por seis meses.



Hay cuatro vasos de vino, cada uno tiene una mosca adentro. Va un tano, saca la mosca de su copa y se la toma. Va un francés más fino, se calza unos guantes blancos, saca la mosca y luego toma el vino. Va un argentino más práctico, y se toma su vino con mosca y todo. Y llega un judío, saca la mosca, la aprieta y le dice " devolvé el vino que tomaste ".



- ¿ Qué hacen los judíos cuando tienen frío ?.
- Se acercan a la estufa.
- ¿ Y cuando tienen mucho, mucho frío ?.
- La encienden.


Un niño judío a su mamá:
- Mami, me vine a casa corriendo detrás del colectivo, así que me ahorré un peso.
- Te hubieras venido corriendo detrás de un taxi y te ahorrabas veinte.



En Israel el fisco había hecho una campaña: " Pague sus impuestos con una sonrisa ". Jacobo fue a pagar y regresó muy contrariado.
- ¡ Además también querían dinero ! .

 

 

 

 

VOLVER A HUMOR