- BUENOS AIRES - ARGENTINA - © EL ELECTRON

 

Matrimonios y parejas 4

 

La chica apareció en la casa de su madre con las piernas enyesadas, la cabeza vendada y con hematomas varios luego de su noche de bodas:

- ¡¿Qué te paso hija?!

- Fue el Ramón. ¡Es tan tonto que se paso toda la noche sin saber ni por donde, ni como, ni cuando y nada! Hasta que yo desesperada lo abrace y le dije ¡dame con la de mear hombre”!

- ¡¿Y?!

- ¡Fijate si sera bruto que me reventó a escupiderazos!


 

 

Llevaban un mes de casados. El extrañaba su vida de soltero y quería una noche de diversión luego de estar treinta días encerrado, pero no sabía como decirselo a su mujer:

- Mi vida ahora mismo vuelvo

- ¿A dónde vas cariño?

- Al bar mi cielito a tomarme una cervecita

- ¿Queres cervecita amor? Mira aquí en la heladera tengo quince de cuatro marcas diferente

- Bueno corazón, pero vos sabes en el bar tiene la jarra helada

- ¿Queres jarra congelada, amorcito? Mira aquí en el congelador esta la jarra blanca congelada que hasta tiembla de frió

- Si cariño, pero en el bar sirven unas empanadas bárbaras. Vuelvo enseguida ¿si?

- ¿Queres empanadas mi amor?

Mira aquí en el horno tengo tres docenas de cuatro gustos distintos

- Pero caramelito vos sabes en el bar las palabrotas y ...

-¡¿Queres palabrotas amorcito?! ¡Entonces te tomas la jodida cerveza en la puta jarra helada y te comes las empanadas de mierda pero de aquí no salís pelotudo y la puta que te pario!



Una familia feliz está a punto de cenar, cuando uno de los hijos le pregunta al padre si puede hacer una pregunta.

- Claro hijo, hazla!

- Papi. ¿Cuántos tipos de tetas existen?

El padre, un tanto sorprendido le responde:

- Bien, hijo, existen tres tipos de tetas: a los veinte años la mujer tiene las tetas como melones, firmes y redondos. Entre los treinta y los cuarenta, son como peras, todavía bellos, pero caídos. A los sesenta, los senos quedan como cebollas.

- ¿Cómo cebollas?, dice asombrado el hijo.

- Sí hijo, cuándo las mirás te dan ganas de llorar.

Esta explicación pone un tanto nerviosa a la madre, hasta que una de las hijas interviene:

- ¿Puedo yo ahora hacer una pregunta un poco personal?

- Sí hijita, esta vez le responde la mamá.

- ¿Cuántos tipos de pene existen?

La madre, con mirada vengativa, dirigiéndose al marido, responde: - -- Bien hijita, un hombre pasa por tres fases distintas: a los veinte años tiene el pene como un jacarandá, esbelto, bello y firme. De los treinta a los cuarenta, como un gomero, todavía de pie, pero flexible. Después de los sesenta queda como un árbol de Navidad.

- ¿Cómo un árbol de Navidad?, pregunta asombrada la niña.

- Eso mismo: muerto de la raíz a la punta y con las bolas colgadas de adorno.

 

VOLVER A HUMOR