- BUENOS AIRES - ARGENTINA - © EL ELECTRON

 

Colimbas

 

Se Hunde el Titanic. El capitán al empleado:

- ¡Venga, tome ese pico, rompa la ventanilla y larguémonos en un bote salvavidas!

- ¡Pero capitán aún hay mujeres a bordo!

- ¡Si, hombre como para fifar estoy yo ahora!

 

 

 

En un cuartel todos los soldados gritaban y cantaban “nos cogimos a la vaca, nos cogimos a la vaca.” El sargento enojado por eso los hizo formar y les exigió.

- Los que se cogieron a la vaca den un paso al frente.

Lo dieron todos menos uno, entonces el sargento aprovecho para verduguearlos.

- No les da vergüenza haber hecho eso, no haber seguido el ejemplo de este gran soldado, lo felicito, ¿cómo se llama?

- Lavaca

 

 

 

Un portaviones en acción y tres generales: un yanqui, un ruso y un argentino. Va el yanqui y le dice a un marine:

- Tirate al agua, nada alrededor del portaviones veinte veces y volvé.

- A la orden mi general.

Va lo hace y cuando vuelve el general dice:

- ¿Y son cojones o no?

El general ruso no se deja intimidar y llama a uno de sus soldados.

- Tirate al agua, da veinte vueltas al portaviones y caza un tiburón con tu cuchillo.

- Si mi general. Va y cuando vuelve el general dice:

- ¿Y son cojones o no?

En eso el general argentino llama a uno de sus soldados:

. Tirate al agua da cien vueltas alrededor del portaviones, luego vas a buscas un barco hundido con un tesoro y de paso caza a cinco tiburones.

- ¡Oiga ¿por qué no manda a hacer eso a la putisima madre que lo parió?

- ¿¡Hay que tener cojones para algo así. ¿o no?

 

 

Tres colimbas se fueron de parranda y se les hizo tarde para volver al cuartel. Cuando regresaron, el sargento muy enojado les reunió:

- Por haber legado tarde tendrán que pagar un gran castigo de acuerdo a sus oficios o profesiones. Acérquense cabo que usted va a proceder.

Se arrima el primero.

- ¿Usted a que se dedica?

- Yo soy carpintero.

- Cabo, serrúcheselas.

Llega el segundo

-¿Usted a que se dedica?

- Yo soy herrero.

- Cabo, límeselas

Y el tercero estaba muerto de risa, el sargento más enojado aún le preguntó:

 -¿¡Usted de que se rie!?

- Es que soy fabricante de chupetes, jaja

 

 

El colimba volvió a su pueblo después de estar encerrado todo un año sin fifar. Era de noche y lo único que quería hacer era el amor. Fue al cabaret y estaba cerrado, al prostíbulo idem. Llamo a una prostituta que tenía agendada y no estaba. Entonces fue a ver a un amigo a ver si lo podía ayudar-.

- Hola ¿cómo esta Juan? Mira quiero que me consigas urgente una mina para garchar.

- ¡Mi vieja esta arriba durmiendo, baja la voz!

- No Juan, bajala vos que la conoces mas!



 

VOLVER A HUMOR