- BUENOS AIRES - ARGENTINA - © EL ELECTRON

 

Animales

El hombre que tenía una esposa muy linda compró un lorito charlatán y discapacitado. No podía mover ni las alitas ni las patitas. Se sostenía en el palo con su pitulín enganchado al mismo. El primer día en la casa el animal no paraba de hablar con el hombre. Al otro día este fue a trabajar y cuando regreso el lorito le comento

 

- Cuando te fuiste a trabajar vino un tipo y desayuno con tu mujer

- ¿Y que mas?

- Luego la empezó a tocar y a tocar

- Y después

- La empezó a desvestir

- ¿Y que mas?

- La desnudo toda y la chupo

- ¿Y?

- ¡Se fueron a la cama!

- ¡y que paso!

- ¡Después no se, me excite se me paro me fui a la mierda y me desmaye del golpe!



La viejita vivía en una casucha con su gato, un día se le apareció un genio que le dijo que le pidiera tres deseos

- Quiero ser joven y linda. Quiero un palacio y quiero que mi gato sea un apuesto príncipe

Y asi lo hizo el genio y se fue. La bella dama contemplo al príncipe y viceversa

- ¡Vamos a hacer el amor príncipe!

- ¡No te acordas que me castraste boluda!


 

En un pueblito había un espectáculo circense, en ese momento el número artístico era el domador con su león. La platea estaba llena y en la primera fila se encontraba un renguito.

De repente el felino pegó un salto y se fue hacía la tribuna. La gente comenzó a correr velozmente hacia la salida con la fiera detrás. Allá como a las dos cuadras dos hombres que estaban en las primeros asientos se pararon de golpe y uno le dijo al otro:

- ¡Qué inhumanos somos dejamos solo al renguito!

- ¡Es cierto, volvamos!

Y al grito de “el rengo, el rengo”. Este que venía presuroso al cierre del pelotón seguido muy de cerca por el animal los escucho y exclamo:

- ¡Hijos de puta, dejen que el león se decida solo!



La perrita Lulú estaba en celo y sus dueños no la querían dejar salir. Con los días se puso muy triste por lo que el veterinario le recomendó a sus propietarios:

- Sáquenla, pero antes pónganle debajo de la cola un poco de nafta, así ningún perro se le va a cercar.

La familia así lo hizo y le abrieron el portón de calle a la perrita para que fuera a pasear. A la media hora el nene la vio en la esquina ensartada por un perro grande y volvió a la casa a los gritos:

- ¡A Lulú se le acabo la nafta y la traen a remolque!


 

Un burro y un mono estaban solos en el campo con ganas de hacer el amor

- ¿Y cómo hacemos?

- Y bueno entre los dos

- Bueno, yo primeo.

Agarro el mono y se la metió, claro el burro no la sentía.

- “Las bolitas también” pidió el burro y el mono se las introdujo. Luego cambiaron y fue el burro que arremetió, el monito empezó a gritar:

- “Las bolitas, las bolitas!!!!!!!

- ¡Pero si te estoy metiendo todo!!!!!!!

- ¡No las bolitas de los ojos, sacala un poco que se me salen!!!



 

VOLVER A HUMOR