- BUENOS AIRES - ARGENTINA - © EL ELECTRON

Chistes de Gallegos 2
  
- ¿Qué hace un gallego con dos sifones en las orejas?.
- Ni idea.
- Está escuchandio Soda Stéreo.
 
 
Un día de cuarenta grados un gallego caminaba por las calles con un saco pesado. Un amigo lo encontró.
- Manuel, ¡ con este calor !, ¿qué hacés tan abrigado?.
- Nada, sigo las indicaciones del médico al pie de la letra.
- ¿Y qué te dijo el médico?.
- Que comiera mucha fruta y sobre todo en verano.
 
 
- Manuel, ¿qué te parece Plácido Domingo?.
- Pues hombre, mucho mejor que el horroroso lunes.
 
 
- Soy un genio Paco, armé un rompecabezas en un año.
- ¿Y qué tiene de hazaña eso?.
- Pues hombre, en la caja decía de tres a seis años.
 
 
- José, ¿me acompañas a dar la vuelta al mundo entero?.
- Y tú piensas que el tero nos va a aguantar a los dos?.
 
 
- José, ¿me acompañas a un cumpleaños de quince años?.
- Está bien pero yo me quedo tres meses.
 
 
La señora le dice al esposo :
- ¡ Paco, corre, corre, que los fideos se están pegando !.
- ¡ Ma si, por mí que se maten todos !.
 
 
- Pepe, ¿quieres ser testigo de Jehová?.
- Pero Miguel, cómo voy a ser testigo de Jehová sí yo no ví el choque.
 
 
El gasista llamó al gallego por teléfono :
- José, le hablo por el calefón.
- Coño, ¡ y qué bien se escucha !.
 
 
Un gallego llamó a Aerolíneas :
- Buen día señorita, dígame, ¿cuánto tarda un avión de Buenos Aires a Madrid?.
- Un minuto por favor.
- Gracias.
Y el gaita cortó.
 
 
- José, ceba mate.
- ¡ Chau mate !.
 
 
La esposa al marido :
- Oye, Jesús, ¿qué es lo que te sucede?, desde hace días estás eructando a cada rato.
- Tiene que ver con una promesa que le hice de chico a mi madre.
- ¿Qué promesa?.
- Que cuando fuera grande iba a ser un hombre de provecho.
 
 
- Paco, ¿qué podemos hacer?.
- No sé, pensemos....
- No, algo que puedas hacer tú también.
 
 
- ¿Sabés cómo mandan los gallegos un fax confidencial?.
- No sé.
- Doblado.
 
 
Un porteño tomó un taxi manejado por un gallego.
- A Once.
- Hundido.
 
 
- ¿Qué sale de la cruza entre un gallego y una pecosa?.
- Ni idea.
- Un dado.
 
 
 
En el colegio, la maestra le pregunta al niño :
- Panchito, ¿por qué le has puesto acento a la palabra calor?.
- Porque escuché en la radio que este año se acentuaría el calor.
 
 
- ¿Sabés que un policía gallego puso preso a Mike Tyson?.
- ¿Y por qué?.
- Porque se enteró que participaría de dos asaltos.
 
 
- ¿Sabés por qué los gallegos llevan cebollas en los autos?.
- Desconozco.
- Porque les dijeron que eran buenas para la circulación.
 
 
- ¿Sabés por qué los gallegos pusieron iglesias en los aeropuertos?.
- Ni idea.
- Para confirmar los vuelos.
 
 
Un gallego estaba leyendo el diario. En eso vió una noticia : " Un alud mató a treinta personas ". Y el pensó :
- ¡ Qué turco asesino !.
 
 
- Un gallego fue descalzo al banco.
- ¿Y por qué?.
- Porque le dijeron que tenía que mostrar el talón.
 
 
El gallego le contó a un amigo que tenía un gran problema. Resulta que un gato se le había instalado en el jardín y de allí no se movía, y él no sabía qué hacer para sacarlo.
- Muy fácil, lo alzás, lo llevás a dos cuadras y listo.
A los dos días se encuentran :
- ¿Y cómo te fue?.
- Mal, el gato volvió.
- No te aflijas, haz esto : toma la bicicleta, llevalo a veinte cuadras de tucasa y problema solucionado.
Al día siguiente se encuentran :
- ¿Y qué tal?.
- Mal, el gato volvió.
- No te preocupes, haz lo siguiente. Toma el coche y llevalo a cincuenta cuadras de tu hogar.
A los dos días se encuentran.
- ¿Todo bien gaita?
- No, el gato volvió.
- Mira, vamos a cortar por lo sano. Toma el coche, mete al gato y haz cien KM por la ruta, luego dobla a la derecha y cruza la laguna por el puente. Después intérnate en el bosque, y cuando llegues a la pradera, ahí dejás al gato.
A la semana se vuelven a encontrar.
- ¿Y, gallego, ¿cómo te fue?.
- Y más o menos, ¡ sí no fuera por el gato no sé cómo volvía !.
 
 
Salió en un diario gallego en la parte de clasificados :
" Pinto casas, voy a domicilio ".
 
 
En la ventanilla del banco el cajero le dice al gallego :
- ¿Podría identificarse?.
El gaita saca un espejo, se mira y exclama :
- ¡ Si soy yo !.

 

 

VOLVER A HUMOR