- BUENOS AIRES - ARGENTINA - © EL ELECTRON

Chistes de Argentinos

Un hombre se va al infierno y cuando llega, lo atiende el jefe y le dice:

– ¿Adónde quiere que lo mandemos, al infierno argentino o al alemán?

– ¿Y qué se hace en el infierno?

– Mire, ahí lo despiertan a las cuatro de la mañana con un balde de agua fría y el Diablo lo hace trabajar desde las cinco hasta las veinte, ¿cuál prefiere?

– ¿Hay diferencia?

– No, es lo mismo.

– Bueno, prefiero el alemán.

En eso uno que estaba al lado lo codea y le dice por lo bajo:

– No seas zonzo, elegí el argentino, porque ahí podes seguir durmiendo, no hay agua y encima el Diablo firma y se va.

 

***

 

– ¿Cuántos argentinos entran en un fitito?

– No sé.

– Diez. Do adelante, tres atrás y cinco desinflados en la guantera.

 

***

 

– ¿Sabés cuál es el negocio del momento?

– No, ¿cuál?

– Comprar un argentino por lo que vale y venderlo por lo que él cree que vale.

 

***

 

– ¿Cómo se suicida un argentino?

– No sé.

– Se arroja desde la punta de su ego.

 

***

 

En un manicomio cubano charlaban dos internos:

– ¿Ves aquel muchacho que está allá?

– Sí, ¿quién es?

– Es el más loquillo de todos, todos los que estamos aquí adentro.

– ¿Para tanto es lo que tiene?

– Imaginate, es un argentino con complejo de inferioridad.

 

VOLVER A HUMOR