- BUENOS AIRES - ARGENTINA - © EL ELECTRON

C. A. ACASSUSO

Murió de pie

 Acaba de terminar la temporada 2014 y el mentado Torneo de Transición. Por poco, por muy poco SSuso no pudo ascender y se quedó en la puerta pero su perfomance fue muy loable. Sí tenemos en cuenta el escaso presupuesto que manejó la entidad de Boulogne en desmedro de otros que despilfarraron enormes sumas, esta consideración es muy superior aún.

Desde el vamos el equipo de Walter Otta tuvo su sello y su característica de conjunto. Buen fútbol, manejo, movilidad, equipo corto fueron las principales cualidades del azul del norte. De esta manera no fue casual que de entrada empezara a encaramarse en los primeros lugares de la tabla.  Facundo Gómez, el central, Brian Romero, el diferente, Mazzulli, el capitán. Esteban González, el enganche y Salvatierra, su goleador, fueron puntales de esta irrepetible campaña.

En la anteúltima fecha SSuso tuvo la gran chance de quedar primero en su zona. Empató Los Andes pero SSuso no pudo de local con el modesto Armenio. En la última fecha  la derrota del azul norteño y la victoria del elenco de Lomas impidió el ascenso directo. Igual se terminó segundo a cuatro puntos.

Y llegó la semifinal con Tristán Suárez que había eliminado a Morón. Partido duro y parejo. De entrada golpeó la visita en Platense pero en breve igualó SSuso. En el complemento fue Acassuso quien buscó más y mereció el gol. Tres salvadas de Capogrosso ahogaron el grito sagrado de quién merecía más. Una mano de Pumpido al borde del área hizo  que el equipo de Caruso se pusiera en ventaja sobre la hora. Hubo tiempo en el descuento para un claro penal para Acassuso que Di Bastiano, el juez, ignoró. Tras cartón llegó el remate y el tercero de Suárez.

Final honroso, digno del conjunto de San Isidro.  Lástima la no coronación, lástima no haber podido aprovechar esta ocasión única de subir. Ya en el 2015 con un Torneo largo y tal vez un sólo ascenso, la cosa será más difícil. Da bronca pero SSuso murió de pie. Aplausos.



 


 

 

C. A. BOCA JUNIORS

Año negro

Y se terminó el año para Boca. Año negro por donde se lo mire. Muchas dudas, vicisitudes, idas y vueltas, y la no obtención de nada marcaron la actividad anual paupérrima.  No alcanza con dos escaladas en sendos Torneos Locales que hicieron que el Xeneize arrimara, fue más un espejismo que otra cosa. La dirigencia no estuvo a la altura de las circunstancias y Boca deambuló sin pena ni gloria por las distintas canchas.

Fue de lamentar la partida de Bianchi, el DT más ganador de la historia de Boca, que nunca encontró el equipo y que acaso equivocó en los refuerzos.  Y no sólo en un Torneo sino en varios. Tal vez haya sido un tema comunicacional, Bianchi creció y las nuevas generaciones de jugadores necesitan algo que el Virrey no les pudo dar.

LLegó el Vasco Arruabarrena que se tuvo que arreglar con lo que " había " y en verdad hizo bastante. Mejoró el rendimiento de manera insospechada y está terminando por arriba en las posiciones pero por ser Boca eso no alcanza, se debe campeonar.

Y claro está llegó hasta semifinales en la Sudamericana. Al respecto la eliminación con River merece un párrafo aparte. Más allá de lo expresado acerca de la flojedad y miserias del equipo y plantel vale decir que en los tres encuentros disputados con la gente de Núñez hubo mucha tela para cortar.

El primer partido por el Campeonato Local y en un barrial, Boca fue algo más y jugó por un error arbitral más de un tiempo con diez jugadores amén de un penal mal cobrado a raíz de la misma jugada. River alcanzó a empatar faltando poco. Demasiado premio para el equipo de Gallardo. Luego en La Boca en la primera semifinal el partido fue malo. En ese contexto Boca fue más y tuvo las poquitas chances. River pegó mucho y el referí no echó como correspondía a nadie de la banda. En la revancha en Núñez Boca tuvo una chance única. Penal a los quince segundos como nunca en la historia de los Superclásicos. Gigliotti lo erró. Fue displicente en vez de romperle el arco y que sea lo que sea. Así y todo Boca tuvo cuatro chances más de convertir ese mentado gol de visitante. Ocasiones muy claritas que no pudieron entrar. Tras cartón Vangioni tira mal un centro, le cae a Pisculicci y la encuentra en el camino y la pone al lado de un palo. Injusto. Encima Ponzio debió irse por doble amarilla pero el juez lo ignoró. En el complemento si el local se agrupó mejor y se cerró para que Boca no entrara. Uno a cero y eliminación. Cada uno podrá sacar sus conclusiones. Dijimos las pobrezas de Boca pero contamos la historia de los tres clásicos porque fueron muy peculiares.

Barajar y dar de nuevo. Refuerzos de jerarquía por favor.



 

 

 

 

C. A. TIGRE

Alivio doble

Llegando la finalización del 2014 Tigre tuvo un doble alivio. Por empezar y más allá de un bajón circunstancial, el equipo de Victoria comandado por Alfaro logró capturar importantes puntos. Esto hizo que se acercara y hasta pasara a algunos conjuntos en el tema de los promedios.  Y luego, hace días, se supo que el nuevo Torneo de  2015 será anual y tendrá sólo dos descensos y diez equipos nuevos en Primera. Esto hace que haciendo una campaña medianamente buena Tigre no tenga problemas por el asunto de descender.

Con aquél panorama, y siempre sabiendo que el tema promedios será prioridad al menos por una temporada más, acaso el Matador pueda con la fisonomía y la pretemporada que le dé Alfaro intentar luchar por algo más. Esto sería , por ejemplo, tratar de volver a jugar una Copa.

Material, siempre lo dijimos en esta temporada, existe.  Un arquero cada vez más seguro. Una defensa que de a poco se afianza, un medio con variantes y juego y adelante, un déficit de años, empieza con Luna, Rincón y Bertoglio a encontrar la brújula del arco rival.
                    Por supuesto que además de lo mencionado sí vienen algunos refuerzos por qué no Tigre pueda de nuevo pelear por arriba de la tabla. A terminar bien este 2014 y ya pensar en el 2015.






 

 

VOLVER A CLUBES VIP