- BUENOS AIRES - ARGENTINA - © EL ELECTRON

C. A. ACASSUSO

Perdió terreno

A lo que habíamos apuntado la última vez, el hecho que Ssuso había perdido puntos increíbles sobre la hora, en la ocasión se le suma que en esta parte del torneo ha dejado unidades vitales en el camino que lo alejan del Reducido. Fueron puntos trascendentes de local, sendos empates con Comunicaciones y Español y una derrota con Sarmiento, que hacen que las ilusiones que eran más concretas en otros momentos hoy son casi inalcanzables.
Sabemos que el Quemero está para otra cosa: permanecer, pero sí viene algo más, mejor. De cualquier forma la campaña sigue siendo muy buena y con seguridad mejorará la puntuación de las dos temporadas anteriores. Tal vez algunas lesiones y suspensiones hayan mermado la producción.

 



 

 

C. A. BOCA JUNIORS

Caótico

Boca Juniors está pasando no sólo la peor crisis desde hace diez años sino que también de los últimos veinticinco años. Habría que remontarse a 1984 a tiempos dónde no solo el Xeneize padecía en lo futbolístico sino que además tenía enormes problemas institucionales. Este Boca navega en las últimas posiciones de la tabla, posee conflictos dentro de su plantel y lo paraliza una dirigencia que, parece, no estar a la altura de las circunstancias.
En la faz futbolística el equipo está realizando una campaña tan mala como la de 1980, dónde terminó entre los últimos. Abel Alves realiza permanentes cambios pero sigue sin encontrar al once titular. Los referentes no muestran el nivel acostumbrado, a los chicos les pesa la responsablidad y los nuevos no cambiaron la ecuación. Amplias derrotas ante Tigre y Chacarita evidenciaron la peor cara del conjunto. Sólo una efímera sonrisa con el triunfo ante River puso paños fríos a esta delicada realidad auriazul.
Está claro que el futuro es inexorable, en junio se viene una gran limpieza y un técnico nuevo. Ahora sólo resta apechugar y darle para adelante.




 

 

 

 

C. A. TIGRE

Mejoró pero no convence

Hasta el momento Tigre se encuentra en la mitad de la tabla con 15 puntos producto de cuatro triunfos, tres empates y cuatro derrotas. Depende el prisma con que lo miremos esto es bueno o no tanto. Sí consideramos que en la última campaña el equipo sólo hizo ocho puntos en todo un torneo, los quince de la mitad de este constituyen una proeza. Y de alguna manera lo es porque el Matador necesita sumar como sea. Por otro lado también es cierto que el elenco aún no arranca, no se consolida. Hace un gran partido como contra Boca, sufre contra Argentinos y cae en casa sin atenuantes ante la reserva de Lanús. Tigre en general gana o empata de visitante pero de local le cuesta horrores. ¿ Cuál es el verdadero Tigre ?.
Sabemos que Caruso toma este torneo como transición, que intentará sacar los mentados 25 puntos para recuperarse algo del paupérrimo campeonato anterior, pero que la mira está en el próximo Apertura. Allí el técnico tendrá sólo a los jugadores que desea con una buena pretemporada. Acaso ahí si podamos ser más críticos del equipo de Victoria y podamos exigirle un mejor funcionamiento. Ahora hay que abocarse a las veinticinco unidades y luego barajar de nuevo. Las dos próximas temporadas serán cruciales para la permanencia en Primera.


 

 

 

VOLVER A CLUBES VIP