- BUENOS AIRES - ARGENTINA - © EL ELECTRON

 

A 25 años del gol de Caniggia a Brasil

Se cumplen 25 años del histórico gol de Caniggia a Brasil, en los cuartos de final del Mundial de Italia. Argentina estaba para el cachetazo, pero Maradona, con el tobillo a la miseria, desparramó a tres rivales y se la dejó servida al Pájaro...

 

HACELO CANI... HACELO...

"Maradona mostró que roto y todo igual es Gardel. Diego, no se puede creer lo que has inventado", dijo Víctor Hugo Morales instantes después de la jugada. Su tobillo izquierdo casi duplicaba su tamaño natural por la inflamación, pero así y todo Diego se las ingenió para encarar desde mitad de cancha y dejar en una posición perfecta a Claudio Caniggia, quien desparramó a Taffarel y definió con el arco libre. Con todas en contra y un ángel junto a Goycochea bajo los tres palos, Argentina daba un golpe impensado ante Brasil a 10 minutos del final y se metía enntre los ocho mejores del Mundial. Hoy, 25 años después, Olé recuerda uno de los goles más gritados del siglo.En los 80 minutos previos, el dominio de la Verdeamarela había sido inapelable, lo cual enaltece el valor de esta proeza. Era el cruce entre el mejor de la primera fase (junto al local Italia) y una Albiceleste que había clasificado tercera. Había un dream team por un lado y un equipo con su figura entre vendas e infiltraciones del otro. Sin embargo, la disparatada antilogía del fútbol dijo presente una vez más en Turín y la Selección se llevó una clasificación con gusto a hazaña.
Después, historia conocida: las definiciones por penales ante Yugoslavia e Italia, las atajadas heroicas de Goyco y finalmente la mano negra del arbitraje en la final, para arrebatarle a Argentina el título contra Alemania. En el partido decisivo, los europeos ganaron 1-0 con un tanto de penal, luego de una falta inexistente de Roberto Sensini contra Rudi Vöeller. Si la injusticia no se hubiera cruzado en el camino, quizás el gol de Caniggia, que hoy llega a sus bodas de plata, tendría un valor todavía más épico.

VOLVER AL BAUL DE LOS RECUERDOS