- BUENOS AIRES - ARGENTINA - © EL ELECTRON

 

A una década de los asesinatos de Kosteki y Santillán

La conmoción también sacudió a los medios periodísticos. La cobertura periodística del siguiente a los sucesos no hizo más que desinformar. Con la excepción de Página/12, todos los diarios porteños coincidieron en publicar hipótesis equivocadas. En estos seis años, muchos jóvenes se acercaron a la profesión periodística y, en sus , aquellos hechos tal vez sean hoy recuerdos borrosos. DsD [Diarios sobre diarios] presenta entonces estas “instantáneas”, para
volver sobre los hechos y confrontarlos. Reflexionar y mantener viva la memoria.


Aunque la Historia no es una suma de “anécdotas”, la serie de hechos, dolorosos, que se desarrollaron en la estación Avellaneda del sureño ferrocarril General Roca, hicieron que el 26 de junio de 2002 cambiara de manera brusca la coyuntura política del país. El giro concluyó el 25 de mayo de 2003 con el patagónico Néstor Kirchner comandando los destinos del país desde la Casa Rosada, previo a un ballotage frustrado debido a la deserción de Carlos Menem.

En estos seis años, DsD nunca editó una nota en esta sección referida a aquellos sucesos. Esta es la primera, aún cuando en junio de 2002 DsD ya se distribuía por mail y aún no se había “subido” a la web. DsD recién empezaba su tarea.

Han pasado seis años. Tiempo y distancia suficientes para que los responsables sean juzgados y condenados. Es tarea del periodismo volver sobre los hechos, analizarlos, confirmarlos. Y aportar a que entre otros aspectos, la memoria permanezca. Y sus errores y aciertos sean confrontados.

Por eso esta nota se presenta como si fueran “instantáneas”. Fotos para no olvidar.

Instantáneas de los hechos

El 26 de junio de 2002 perdieron la vida -porque fueron asesinados por la Policía Bonaerense-, Darío Santillán y Maximiliano Kosteki, dos muchachos que, con los cambios sufridos en la Argentina desde el golpe de 1976, debilitada por la crisis de representatividad de los partidos políticos, no eran militantes políticos, sino “sociales”, en este caso del Movimiento de Trabajadores Desocupados Aníbal Verón, o bien como se hubiesen definido ellos, de “La Verón de Lanús” y “del MTD”.

La “Verón” de entonces hoy se denomina Frente Popular Darío Santillán -el primero-, y “el MTD” de la localidad de Guernica, también ahora lleva su nombre, el segundo. Ese mismo día fueron heridos con postas de plomo los manifestantes Aurora Cividino, Marcial Bareiro, Sebastián Conti, Walter Medina, Miguel Ángel Paniagua, Héctor Pantoja.

Un grupo de uniformados ajustó sus correajes, cargó sus armas, cuando aún no era día pleno en Avellaneda y sin saber que terminarían imputados por 2 homicidios y 7 tentativas de homicidio (comisario inspector Alfredo Fanchiotti y cabo Alejandro Acosta), por el delito de encubrimiento agravado (los por entonces policías Félix Vega, Gastón Sierra, Lorenzo Colman, Carlos Quevedo y Mario de la Fuente) y por el delito de usurpación de “títulos y honores”, al actuar como policía durante la represión (ex policía Francisco Robledo). El juicio se estiró desde mayo de 2005 hasta el 9 de enero de 2006, cuando el Tribunal Oral Nº 7 de Lomas de Zamora condenó a reclusión perpetua a los dos primeros y a penas menores a los restantes.

 

VOLVER AL BAUL DE LOS RECUERDOS