- BUENOS AIRES - ARGENTINA - © EL ELECTRON

 

Sesenta años de la TV Argentina

La televisión argentina cumplió 60 años el lunes 17 de octubre y las primeras imágenes transmitidas fueron una Plaza de Mayo colmada con Eva Duarte de Perón en los balcones de la Casa Rosada dando un discurso para conmemorar el Día de la Lealtad. De esta forma comenzó en Argentina la videopolitica, sin tener conciencia profesional de la misma pero con la misma intencionalidad. La televisión argentina cumplió 60 años este lunes y las primeras imágenes fueron de la primera dama Eva Duarte de Perón en los balcones de la Casa Rosada y su discurso para conmemorar el “Día de la Lealtad” de 1951, con tomas de la gente que había colmado la Plaza de Mayo para la ocasión.

En la década del 20 la Argentina había sido pionera, junto a Gran Bretaña, Estados Unidos, Alemania e Italia, en experimentar el sistema de TV, apoyado técnicamente en tres principios: la persistencia de la imagen en la retina, el efecto fotoeléctrico y la capacidad de la pantalla receptora de producir luz. La influencia que Alemania tenía entonces permitió conseguir las lámparas de fabricación artesanal y desarrollar las investigaciones que tiempo después, en 1940, lograrían a través de Radio Splendid la primera transmisión experimental con 40 días de continuidad en un radio de 4 kilómetros.

Terminada la Segunda Guerra Mundial volvieron a crearse las condiciones para reintentar el emprendimiento televisivo; entre 1947 y 1949, un problema médico llevó a Yankelevich, dueño de Belgrano, la radio más importante del país, a los Estados Unidos, donde tomó contacto con el medio televisivo. Jaime Yankelevich, abuelo del productor Gustavo Yankelevich, compró equipos en Nueva York por 27 millones de pesos que iban destinados a Rusia y asi viajaron los equipos a nuestro pais.

En agosto de 1951 comenzaron las primeras pruebas desde la torre y los estudios instalados en el entonces Ministerio de Obras Públicas (9 de Julio y Moreno), con locutores y actores de Radio Belgrano.

El gran momento histórico que se televisó fue ese discurso de Evita en el acto del 17 de octubre, donde también hablaron el presidente Juan D. Perón y el titular de la CGT, José Espejo. Así se considera que fue inaugurado oficialmente el Canal 7 (luego ATC y hoy Televisión Pública).

Una debilitada Evita pudo ese 17 de octubre, por primera vez en 24 días, levantarse de su lecho para asistir vestida de negro al acto. La CGT le entregó la Distinción del Reconocimiento y, Perón, la Gran Medalla Peronista en Grado Extraordinario; sostenida de la cintura por Perón, cuando pronunció un breve discurso "(...) les agradezco todo lo que han rogado por mi salud; espero que Dios oiga a los humildes de mi patria para volver pronto a la lucha y poder seguir peleando hasta la muerte (...)". En el discurso de aquel día, Evita nombró nueve veces a su propia muerte. Ese discurso es considerado por muchos como su testamento político.

Unos 40 aparatos receptores de televon pudieron mediatizar esas primeras imagenes, situados en hogares, bares, cafés y negocios de Buenos Aires entre un público que hasta entonces había sido esencialmente radioescucha. De hecho, fueron locutores radiales quienes pronto se convirtieron en primeras figuras del nuevo medio: Guillermo Brizuela Méndez, Nelly Trenti, Nelly Prince, Adolfo Salinas, Pinky y Antonio Carrizo.

Un mes después, en noviembre, la televisión estatal contaba ya con una programación integrada por figuras tales como Juan Carlos Thorry, Analía Gadé, Ana María Campoy, José Cibrián y Diana Maggi.

La oferta televisiva se fue ampliando poco a poco y en el único canal estatal se irían formando artistas, técnicos, camarógrafos y directores, la mayoría de ellos provenientes del mundo del espectáculo que en aquel momento atravesaba su época de oro: el teatro, con dos funciones diarias, y el cine, con una cuantiosa producción de títulos.

Los programas se emitían por la noche y en vivo, modalidad que dio lugar al más frondoso anecdotario de equivocaciones y obstáculos.

Asi empezó la TV nuestra de cada dia, y asi tambien sin tomar conciencia del género pero con la misma intensidad para comunicarse con la opinion pública hacia la videopolitica.

 

 

VOLVER AL BAUL DE LOS RECUERDOS