- BUENOS AIRES - ARGENTINA - © EL ELECTRON

 

Veinte años de Profesión

El 18 de diciembre de 1990 me recibía en el I.C.E.S como Comunicador Social.  Como cualquier graduado culminaba la etapa de los estudios con todo el entusiasmo, la energía y el deseo de hacer honor a la actividad realizando muchísimos emprendimientos. De algo estoy seguro, había concluído mi tercera carrera y creí que esta sería con la cual me quedaría, no me equivoqué. Mi vida profesional se deslizó por dos décadas ya en esta especie de sacerdocio llamado periodismo. Asimismo recuerdo consejos, frases, sugerencias, y máximas que nutrían los corrillos de la facultad de entonces: " La teoría aquí aprendida y aprehendida será vital en el futuro ", " Lo estudiado importa pero la práctica es esencial ", " No digas como periodista lo que no puedes defender como hombre ", " El periodismo es puro pero hay malos comunicadores ", " Las comunicaciones revolucionaron al mundo y lo seguirán haciendo ", " No es periodista una persona porque tenga un micrófono en la mano ", " Defender la verdad y los principios morales ", " Preservar las fuentes y el secreto profesional ", etc, etc.

Una encrucijada profesional por aquéllos días era saber sí uno trabajaría por su cuenta o lo haría para otro. Desde un primer momento escogí la primera opción. Sabía que era más difícil y engorrosa. Había que rebuscárselas por cuenta de uno, armar un proyecto, conformar un equipo y un grupo humano, consustanciarlo con la idea, buscar el medio adecuado, difundir, establecer y hacer crecer lo concebido. Pero me incliné por esto y no me arrepiento, y así nació y se desarrolló El Electrón, más allá que paralelamente hice cosas para terceros.

De esta manera tuve periódico, programas radiales y televisivos. Fuí cronista, fotógrafo, secretario y Director del primero. En el segundo caso oficié de conductor, productor, vendedor, columnista y moderador. Y en el caso de la TV actué como cronista, camarógrafo, notero, productor, columnista, conductor y Director.  De modo que abarque todas las funciones en todos los medios. Desde ya y como dije a la vez tenía otras funciones en diversos medios. La suma de esto en dos décadas me otorgó una experiencia y un conocimiento muy importante. Tal vez la opción hubiera sido meterme en algún diario, radio o canal y desde abajo especializarme en algo y acaso con el tiempo arribar a algún medio nacional en relación de dependencia. Empero definitivamente escogí saber y conocer la variedad de tareas y ser mi propio jefe, aunque no fuera en un súper medio.

Al margen de la variedad de tareas y de medios, esta bendita profesión me permitió conocer a enormes personalidades de diferentes disciplinas, visitar lugares de ensueño, asistir a magnos eventos deportivos y del espectáculo, participar de trascendentes jornadas políticas, interiorizarme de problemáticas sociales y económicas, ayudar y ser puente para personas necesitadas, brindar infinidad de servicios, hacerme de innumerables amigos, colegas y compañeros, etc, etc. Todo esto posee un valor incalculable que en definitiva formó parte de un estilo y forma de vida.

Con el paso del tiempo y el avance de la tecnología el 7 de marzo de 2007 nació GM SHOW, la revista digital que continúa hasta estos días y que marca la evolución, modernización y actualización de los conocimientos de nuestra profesión.

Cumplimos veinte años y lo festejamos, recordando hechos, personas y acontecimientos. Vivenciando circunstancias y anécdotas que atravesamos, divisando a lo lejos una incuestionable huella que hemos dejado, aplaudiendo a colegas que nacieron con nosotros y hoy son reconocidos y públicos, felices de reencontrarnos con quiénes fueron partícipes del equipo alguna vez y emocionándonos con hitos que nos marcaron. En suma pasaron veinte años, una vida y todo lo contado. El camino sigue, vamos por más.

 
Glenn Miller

 

VOLVER AL BAUL DE LOS RECUERDOS