- BUENOS AIRES - ARGENTINA - © EL ELECTRON

 

Medio siglo del Desastre de Suecia, ahora se repitió
  
Tras más de medio siglo, cincuenta años, nueve meses y diecisiete días, Argentina volvió ante Bolivia a sufrir una goleada por 6-1, el peor resultado del seleccionado argentino en su historia.


La goleada recibida en la altura de La Paz igualó el record negativo de aquel partido ante Checoslovaquia por el Mundial de Suecia '58.
El 15 de junio de 1958, en el estadio de Helsinborg, Checoslovaquia destruyó al conjunto argentino que marcó a fuego a la mayoría de los célebres jugadores de aquel equipo, entre ellos Amadeo Carrizo, Orestes Corbatta, Angel Labruna o Néstor "Pipo" Rossi, y que tenía como entrenador a Guillermo Stábile, el Filtrador del mundial del 30.
Los diarios de la época le pusieron título a aquella goleada "La tragedia de Suecia".
La expectativa ante la vuelta de Argentina a un Mundial, luego de no participar ni en Francia '38 ni en Brasil '50, era enorme y tras aquella goleada, la eliminación en la primera fase terminó de redondear la reacción airada del público futbolero.
Los jugadores volvieron al país y fueron recibidos por cientos de personas que les lanzaron monedas desde las terrazas de Ezeiza, sin detenerse en la calidad de hombres que bajaban por las escalerillas. En aquél partido, argentina formó con Amadeo Carrizo, Pedro Dellacha, Federico Vairo, Francisco Lombardo, Néstor Rossi, José Varacka; Orestes Corbatta, Ludovico Avio, Norberto Menéndez, Angel Labruna y Osvaldo Cruz.
Milan Dvorak abrió el marcador para Checoslovaquia y aumentó Zdenek Zikan con dos goles. En el segundo tiempo descontó Corbatta, de penal, pero luego llegó otra tripleta checoslovaca con tantos de Jiri Feureisl y dos de Vaclav Hovorka.
 Ojalá que lo ocurrido el 1 de abril de 2009 sirva como lección para no cometer los mismos errores. Maradona sabe de fútbol pero ahora lo tendrá que demostrar desde afuera de la línea de cal. Asimismo los jugadores de varios millones de dólares de cotización deberán ponerse a la altura de las circunstancias y brindar ese plus mayor que se le pide al jugador argentino.
Sin dudas este resultado negativo marcará un hito en la rica historia del fútbol nacional. Así como hubo un antes y un después de Suecia 58, también lo habrá luego de este suceso de La Paz. Sabemos que la altura es un atenuante científicamente comprobado, pero no nos podemos quedar en esto. Además hubo otros conjuntos que han ganado sin problemas en ese ámbito.
Sí aprendemos sin soberbia, la lección habrá servido.


VOLVER AL BAUL DE LOS RECUERDOS